sábado, noviembre 01, 2008

CUPRESSUS,-I




Si hay un árbol que relacionemos con la muerte, por aparecer siempre en los cementerios, ese es el ciprés. Como tengo dos cipreses enormes en un huerto vecino(que me dan bastante trabajo pues sueltan esos frutos redondos, que hay que barrer si no quieres tropezar con ellos), por ser hoy el día que más son observados,y porque el otro día nos apareció como ejemplo de nombre de árbol, femenino de la 2ª declinación, se me ha ocurrido compartir una información que encontré en su día muy interesante para nuestras asignaturas.Por ella llegué a la conclusión de que más que símbolo de la muerte, simboliza la inmortalidad
Nombre científico: Cupressus Sempervirens.
Origen de su nombre: según algunas fuentes su nombre se relaciona con la isla de Chipre, pero según Ovidio en las Metamorfosis, su nombre procede de Cyparisso, asistente de Apolo, que mató por error con su jabalina un ciervo sagrado del dios. Tanta era su pena y tanto lloró que cayó rendido al suelo y se transformó en un árbol grande y fuerte como el ciprés, y Apolo le ordenó que estuviera presente en los rituales de los muertos.
Historia: Tanto en Grecia como en Roma los cipreses han constituido tanto el símbolo de la inmortalidad como el de la hospitalidad, por ello su presencia en las casas como en los cementerios hasta nuestros días.
Las fuentes clásicas son muy numerosas: el filósofo griego Teofrastro(372-287 a.C) lo describe como un árbol dedicado al dios Hades y a la muerte por su capacidad de rebrotar cuando se le corta un tronco. Heródoto(484-425 a.C) cuenta que las momias egipcias eran enterradas en sarcófagos de esta madera y el historiador griego Tucídides (460-400a.C) afirma que los héroes muertos en Grecia eran enterrados en ataúdes confeccionados con ciprés y que también eran realizadas las estatuas de los dioses para que no fueran objeto de descomposición. Platón(428-347 a.C) escribe como las leyes deberían grabarse en madera de ciprés por ser más resistente que el metal.
El escritor romano Plinio(23-79 d.C)nos cuenta la costumbre de colocar delante de la puerta de las casas donde había alguna persona muerta ramas de este árbol. También nos cuenta que alguno de los cipreses de Roma eran más antiguos que la propia ciudad y que las puertas del templo de Diana de Éfeso estaban hechas de madera de ciprés y que parecían nuevas a pesar de tener 400 años de antigüedad.
Vitruvio en su "De Architectura"(s.I a.C)habla de las propiedades de la madera de ciprés,y de la de pino, que pueden mantenerse durante mucho tiempo porque contienen una savia con un gusto tan amargo que ningún gusano u otro animal es capaz de tocar. Que las construcciones realizadas con esa madera durarán siempre y recomienda la construcción de templos,barcos...Y seguro que habrá muchas más menciones.

Así pues, no es de extrañar que represente la inmortalidad desde antiguo: tiene una madera resistente, forma estilizada que apunta al cielo, longevidad, y su fuerte aroma es capaz de disimular el olor de los cadáveres.
Aparte también tiene también propiedades curativas,infusiones y aceites de sus frutos y hojas, popularmente, son eficaces antisépticos y vulnerarios y buenos para la circulación, inflamación y para las hemorroides.
Y mirad que cuadro tan bonito he encontrado de una autora australiana Josonia Palaitis y si pinchaís aquí podrés ver toda la colección sobre las Metamorfosis,en una Galería de Sidney. ¡Me ha encantado¡¡Es genial¡.
Y por cierto, esto para los alumnos ¿Qué significa "sempervirens"? No vemos pronto.Valete¡

2 comentarios:

merche dijo...

Un post muy interesante. Gracias por compartir esta información. Saludos desde Vila-real.

Anónimo dijo...

muy interesante! también se colocan en los cementerios, además de su forma alargada simboliza la unión entre cielo y tierra, porque unas raíces muy pequeñas, garantizando que no habrá "agarramientos", todo lo contrario de otros árboles, como el sauce llorón, o el plátano
Saludos
Victoria